9 jun. 2014

MARCAPÁGINAS

Nos ha llegado este artículo y creo que es interesante para saber que opinan algunos de los coleccionistas de marcapáginas. Salió editado el dia 6 de junio en el diario digital PÚBLICO.es

A LA CAZA DEL MARCAPÁGINAS

El ecosistema ferial es muy variado. Predomina el bibliófilo —sólo faltaría—, pero junto a él nos topamos con toda una legión de asiduos que se nutren directa o indirectamente del mundo del libro.
Desde la señora que acude cada año a la feria para agasajar y hacerse un selfie con Rosa Montero, al señor que aborda a los escritores para hablar de su libro —eternamente inacabado y que está llamado a sacudir los cimientos de la literatura—.
Así hasta llegar a los coleccionistas de marcapáginas, cuyo goteo incesante por las casetas ha llegado a sacar de quicio a más de un librero. 
El botín de Julia. J. L. 
Los hay que fingen interés por alguna obra, la hojean, preguntan el precio y, en tiempo de descuento, marchan jubilosos con su presa. Los hay más explícitos, que no dudan en interpelar al sufrido librero por su objeto de deseo sin mediar saludo. A todos ellos les une una insaciable necesidad de agenciarse esas pequeñas cartulinas
 
Es el caso de Julia, profesora de secundaria de Lugo que atesora una colección que supera los 12.000 separadores y que, ni corta ni perezosa, se ha hecho 500 kilómetros para acudir a la Feria del Libro de Madrid y no precisamente para comprar un libro. "Llevo 20 años coleccionando marcapáginas, es mi pasión, mis preferidos son los de museos y bibliotecas", comenta ufana. Sin embargo, y a la vista del fajo de separadores que sostiene en su mano izquierda, tampoco le hace ascos a los que dispensan las editoriales. "He conseguido un centenar más o menos en una media hora", prosigue Julia, "el resto los lleva mi marido Jesús aunque él nunca los pide, es muy tímido y no se atreve, ya me encargo yo".
 
Los libreros se lo toman con paciencia. Jesús Egido, director y editor de Rey Lear Editores comenta que un coleccionista le ha estado llamando de forma insistente durante toda la semana para que le hiciera llegar varios de sus separadores. "Recibo cantidad de emails e incluso sobres franqueados procedentes de diversos lugares, hay todo un mercado negro en torno a los separadores... si al menos les diera por comprarse un libro", protesta.
 
En la caseta-camarote que comparten cuatro editoriales pequeñas —Fulgencio Pimentel, La Uña Rota, Pepitas de Calabaza y Editorial Delirio— se lo toman con sentido del humor y reparten a diestro y siniestro sus estilosos marcapáginas sin oponer resistencia. "No nos molesta, es una forma de que tu marca esté presente en otros lugares", explica Mario Pedrazuela, de La Uña Rota, tras surtir con media docena de sus cartulinas a una complacida Julia.


A pocos metros, Óscar Palmer, crítico y traductor de cómics, nos explica que ha decidido habilitar un espacio en su caseta —Astiberri y Es Pop Ediciones— para facilitarles el trabajo. Bajo el epígrafe con fondo amarillo: "Si buscas marcapáginas. Están aquí", Óscar ha creado una suerte de santuario para estos ociosos recolectores. "A veces, cuando ves que vienen exclusivamente a por su marcapáginas, dan ganas de decirles: ‘Oiga, que los libros tampoco están nada mal'", comenta con resignación.
 
Por último, los hay también que se niegan en redondo a satisfacer el ansia coleccionista de estos espontaneos. Miguel Ángel Arcas, editor de Cuadernos del Vigía, cuenta que un año decidió ponerles precio —apenas unos cinco céntimos la unidad— con la intención de disuadirlos un poco y que no se acercaran con tanta frecuencia. "Cuando pasan por aquí los despedimos, no les interesan los libros, coleccionan marcapáginas como podrían coleccionar chapas o piedras negras", zanja Arcas.

Ya veis nos hemos ganado una "fama" ¿ Qué opináis ?

22 comentarios:

maribel dijo...

Supongo que en ésto como en todo, pagan justos por pecadores.
De todas formas se olvidan que, al menos en mi caso y en el de muchos, hemos derivado hacia el coleccionismo por que somos devoradores de libros que al fin y
al cabo, ellos viven de ésto.
Maribel (Igualada)

mondopunt dijo...

En esto coincidimos,es lo mismo que contesto Domenec cuando leyó el articulo.

Anónimo dijo...

Cuac Cuac

Coincido con Maribel y Domenec (No obstante, siempre es recomendable comprar tus libros y, con las bolsas bien visibles en la mano, comenzar la recolección; en lugar de llevar en la mano izda los que has cogido y la derecha libre para cogerlos)
También los hay que recogen TODOS los expuestos, dejando el hueco, todo ello sin un buenas tardes, ¿le importa que coja un par de ellos.
Si a esa pregunta le añades algún comentario sobre marcapaginas y/o libros de ediciones anteriores, el expositor vé que no sólo te interesas por los marcapaginas..

En cualquier caso, todos los hobbys han de llevarse con inteligencia y mesura, y no pensar que "como estos son gratis....." pues vale todo.

Por último, me ratifico en que la educación te abre muchas puertas, hasta la del coleccionismo, y si además eres lector, pues esos que llevas ganado.
Alazos. Pato

Anónimo dijo...

Cuac Cuac

Rebuscando, he visto que el articulo en cuestión se editó el pasado sábado siete de Junio en el periódico digital Publico.es
Alazos. Pato.

Pepi Castellanos dijo...

Bueno, yo también comparto de alguna manera esto...yo estuve el martes y conociendo la postura de los editores, me da muchísimo corte pedirlos...en esto mi marido es un lince...dice que hay que observar primero las caras de los que están y saber a quién pedirles...Pero, yo también voy a rebatir un poco la postura de los editores o allegados..si de comprar libros se trata para que amablemente te puedan dar un mps. ¿por qué cuando desde la biblioteca del cole se les ha hecho un pedido de libros por valor de varios centenares de euros y educadamente les he pedido si me podían enviar algunos, no lo han hecho?
Eso me ha pasado con una editorial de Barcelona (cuyo nombre me reservo), a la que llevamos un montón de años comprando, no solo libros de lectura sino también de texto, y no han tenido un solo detalle por su parte.. por más que le insisto al comercial que nos visita,el cual me dice que a Madrid no llegan...alguien miente entonces... Por cierto, chapó por la editorial Teide en seriedad, rapidez y amabilidad en atendernos...amén de la deferencia de algún marcapáginas que otro..
Conclusión...que por lo visto solamente quieren ganancias
Queda dicho.
Un abrazo
P.D. Montse en cuanto tenga un ratito esta semana te escribo y te hago un envío.

Goretti dijo...

Aunque no comparta lo que dice el artículo, si que puedo entender que haya gente que se sienta mnolesta con los "cazadores profesionales" de marcapáginas. Soy de la opinión que se ha reflejado hasta ahora de que la mayoría hemos empezado a coleccionar porque hemos ido acumulando marcapáginas a base de comprar libros. A mi, desde luego, me da bastante corte pedirlos. Mi técnica habitual es comprar un libro en cada librería, y entonces pedirlo. Aunque si es cierto, que este año, en la fería del libro de Madrid me he desmelanado un poco.
Saludos

irati dijo...

Como todo en la vida cada uno explica la historia según le va.
Solo se necesita un mps a la hora de leer y te puedes leer 3000 libros y el mismo mps te puede servir.
¿Por qué se editan tantos mps? El interés de promocionar el libro es la lógica porque no todas las personas que leen son coleccionistas ni todos los coleccionistas son asiduos lectores.
Como dice la canción de Serrat "La Bella y el metro"
El escritor ve lectores,
el diputado, carnaza,
el cura ve pecadores,
los banqueros, morosos
el casero, inquilinos.
El general ve soldados
juanetes, el pedicuro
el sacamuelas ve dientes
el carnicero, filetes
y la ramera, clientes ...
En este caso, el coleccionista ve marcapáginas y el librero ve clientes.
Cada uno sigue el interés que lo mueve.
Todo en su justa medida, no saqueando la caseta, creo que no cuesta nada ofrecer a l@s coleccionistas algún mps porque con los mps que luego se les quedan ¿qué hacen con ellos?, ¿van a la basura?
Hay dos opciones: regalarlos o venderlos.
¿O solo los libreros ven con buenos ojos las largas colas que se forman en las convocatorias que ellos mismos organizan a la hora de firmar libros?

María Rosa dijo...

Yo en todas las ferias del libro que voy, compro algunos libros, y también soy de las que hacen cola para las firmas que me interesan. Lo que no puedes hacer es comprar un libro en cada caseta.
Los libreros en general, son bastante roñosos a la hora de regalar marcapáginas, como si a ellos les costara algo.
En la feria de aquí de este año, había muy pocos libreros que tuvieran los marcapáginas a la vista, había que pedirlos y no es que fueran demasiado generosos.

Justa dijo...

Pues ahora voy yo y digo que aparte de estar de acuerdo con lo que se ha cometado hasta ahora, añado que no hay nada peor que una verdad a medias o ¡peor aún! tergiversar la verdad.Y me explico: el viernes estábamos en la Feria del Libro y yo, lógicamente, me puse a recorrer las casetas y pedir si podía coger de los mps que había a la vista o (dependiendo de la cara del editor) solicitarle si disponía de alguno que pudiese darme. Una señora me preguntó si era coleccionista y me comentó que un joven estaba desesperado buscando uno porque tenía que hacer un artículo. Al poco rato apareció y (tonta de mí- pensé que mi hija hace Periodismo y en cualquier momento estaría en la misma situación) le respondí a unas preguntas. Lo bueno es que le doy cuatro datos, y los cambia y manipula como le parece para aparecer en el artículo como la muestra de los marcapagineros "asalta casetas".¿O encontró a varios pardillos como yo y mezcló y agitó para servir la noticia?
Es indignante, ni siquiera me preguntó si había comprado libros o si pretendía hacerlo; si sabía leer o si era analfabeta.
Por cierto, no sé qué le dijo (o qué se inventó) el editor de El Rey Lear. El sábado estuve hablando con él de los coleccionistas de mps y se mostró muy amable, al igual que el de Calambur, que decía que tenían que mimarnos.La verdad es que yo sólo me encontré con gente amable y atenta. Lo peor: el haberle querido hacer un favor a este individuo.
Como siempre, un abrazo.

Justa

mondopunt dijo...

Pues estaria bien hacer llegar el articulo de MONDOPUNTS y sus comentarios al diario digital PUBLIOC .es. Yo porque no se como hacerlo

Justa dijo...

Yo tampoco, pero creo que sé quien sabe hacerlo. Lo voy a intentar.
Otro abrazo

Justa

mondopunt dijo...

Perdon,el diario es PUBLICO.ES

Pepi Castellanos dijo...

Pues mal empieza ese caballerete si interpreta de ese modo las opiniones de la gente!!!!Yo también puedo decir que hubo más atenciones que indiferencias o negativas por parte de los libreros y editores....
Abrazos a todos.
Pepi

Chelo dijo...

Yo, como la mayor parte de los coleccionistas que conozco, soy un ávido lector. Llegué al coleccionismo a base de acumular marcapáginas que cogía cada vez que compraba libros. Lo mismo que los libros me llevaron a los marcapáginas, algunos marcapáginas me han llevado a la compra de algún que otro libro en el que probablemente no me habría fijado.
Los buitres a los que hace referencia el artículo también existen, no nos engañemos. Todos los hemos visto, no hace falta más que acercarse a una de las grandes ferias como la de Madrid por ejemplo. Y es este comportamiento el que lleva a los libreros, y con razón, a esconder los marcapáginas. Sin embargo creo que la mayoría de nosotros no encajamos en este perfil. Yo siempre he pedido permiso o he dado las gracias… y si en alguna ocasión he cogido gran cantidad de un ejemplar ha sido cuando la situación era propicia: o porque tengo confianza con el librero o porque me lo han ofrecido para poder hacer intercambios…
Este año no he podido acercarme por la Feria de Madrid aunque no pierdo la esperanza de poder hacerlo. Habitualmente me paso muchas horas por la Feria. Me encanta mirar libros mientras paseo por el Retiro y como lo tengo cerca de casa suelo aprovechar cualquier rato libre para acercarme. En todos los años que llevo acudiendo a la Feria del Libro solo en contadas ocasiones me han dicho que no cuando pedía un marcapáginas. Lo habitual es que sean amables, suerte que la mayor parte de ellos no son como el de esa editorial que menciona el artículo (por cierto… yo nunca vi los marcapáginas a 5 céntimos que menciona)
El Patico tiene razón… llevar bolsas te ayuda en la recolecta. Yo tenía la costumbre de comprar los libros a última hora para no cargar con ellos todo el día, hace unos años compré un libro en las primeras casetas y me di cuenta de la diferencia en la respuesta de los libreros cuándo les pides marcapáginas.

Anónimo dijo...

Cuac Cuac

En la página digital del periódico, abajo del todo esta el apartado Contáctanos y posteriormente eliges Cartas al Director.
Creo, sólo creo.....que según aparece en el periódico digital el "caballero" en cuestión que firma el articulo es J.Losa (aparece su nombre en la parte superior izda del articulo y en la firma de la foto de la mano que sujeta los marcapaginas)
Por otra parte el teléfono del periódico es 91 838 76 42.
Alazos. Pato

Eli Ramirez dijo...

El problema es que hay gente que luego los vende (y llegados a este punto puedo entender el malhumor de las editoriales.... :/

Anónimo dijo...

Cuac Cuac, Eli

Estoy de acuerdo contigo pero con matices: el problema no es que se vendan, el problema es que haya gente que los compre: Un ejemplo: hace un par de meses paseaba por el Rastro de Madrid, y por casualidad topé con un puesto que tenia una caja de zapatos llena de marcapaginas: no eran rarezas, ni antiguos, eran marcapaginas que, perfectamente se podían haber conseguido en la feria del libro del 2013; pues bien, después de darles un vistazo se me ocurrió preguntar el precio: ¡¡¡UN EURO!!!
No pude por menos que decirle: "Un poco caros para lo que son, ¿no?" y la respuesta: "Pues no los compre...."
Está claro que si los tiene a un euro y no los baja de precio, es porque los vende, y para mí ese es el problema, que haya gente que se gaste un euro en un marca que acaba de salir de imprenta, como si fuese una rareza; ¿Qué serían capaces de pagar por, por ejemplo, los primeros Salamandra?
Alazos. Pato

Anónimo dijo...

cuac cuac
esta noche en tve-1 a las 22,30 el programa Comando Actualidad trata el tema del coleccionismo.
¡¡¡¡yo no me lo pierdo!!!!!!
alazos.Pato

Anónimo dijo...

Y si en vez de a un euro te los hubiesen ofrecido a 10 centimos?, los habrias comprado?.
Yo creo que todos los compramos cuando vemos que son a un precio asequible a nuestro bolsillo a pesar de lo que digan muchos y luego son los primeros que los compran.

Saludos,
Carlos

Anónimo dijo...

cuac cuac Carlos
¿editoriales y recientes? ¡ni un centimo pago!!
para eso esta internet, intercambio, veinte mil formas de conseguirlos...... pero hay que molestarse en buscarlos, lo facil y comodo es pagar.
alazos.pato

Paco Perez dijo...

http://marcapaginasporuntubo.blogspot.com.es

Luismi dijo...

Si compras libros en las Ferias tampoco te asegura recibir un marcapáginas, no todas las casetas obsequian de tal manera a sus clientes.

En casa somos socios del Círculo de Lectores, comprando de media 2 novelas mensuales durante los últimos años .... y ni un triste marcapáginas de cartón nos han regalado después del dineral que les hemos proporcionado