10 may. 2017

MARCAPÁGINAS LIBRERIA SWEET BOOKS

En diciembre de 2013 nació en Girona una nueva y singular librería Sweet Books, en la calle Ferreríes Velles, en pleno centro del Barri Vell de Girona. Sweet Books es un proyecto impulsado por Ernesto Riera y Olga Vila, y en sus aprovechados veinte metros cuadrados conviven libros de segunda mano con golosinas, la cual cosa explica su nombre : libros dulces. La librería Sweet Books está decorada con un mural pintado por el artista de Girona Pau Morales.

Sweet Books

Al cabo de poco tiempo de abrir, ampliaron el espacio con otra sala contigua a la que tenían y actualmente la librería pasó de tener veinte metros cuadrados a cuarenta también muy bien aprovechados.
Si lo que buscas son libros y sólo libros - primeras ediciones, rarezas, descatalogados- ya estáis tardando en visitarla. Los propietarios has sido libreros de "nuevo" y a una cultura literaria enciclopédica suman su amor por los libros como objeto preciado en si mismos, un amor aún más dulce si es posible por qué en la librería también se pueden comprar golosinas. 

En ella a parte de encontrar libros descatalogados hace décadas, podéis encontrar verdaderas joyas como la edición de 1905 de las obras completas de Jacint Verdaguer y la emoción de descubrir aquel libro, aquella rareza en algún estante de la librería. Toda una aventura sin salir del Barrio Viejo de Girona.




Este es el marcapáginas de la librería pero ahora los propietarios quieren obsequiar a sus clientes con una serie - de original colorido - y numerada de 25 escritores. Los van editando poco a poco y no por orden numérico. He aquí los tres que han salido hasta el momento. 

mondopunts.blogspot.com
Nº 7 Quim Monzó
Nº 8 Marguerite Duras
Nº 18 J.D. Salinger

3 comentarios:

Justa dijo...

Si ya me gustan los marcapáginas, más me gusta esa librería- "golosinería" (¡que mira que son originales!), por lo que veo en la foto y lo que cuentas.

Abrazos.

vender e-book dijo...

Interesante la verdad. Los libros son una pasión que tengo desde hace mucho. Lo que me gustaba eran las bibliotecas antiguas donde se podía descubrir maravillas allá por los años 80. Pero de esas ya hay muy pocas sobretodo ahora que todo se puede descargar de Internet. Menos mal que aun existen estas preciosas librerías que seguro son un lugar de ensueño.

roser dijo...

Quines ganes d'anar a Girona!
El Quim està guapíssim